¿Es el futuro de la belleza no binario?

¿Es el futuro de la belleza no binario?

La belleza inclusiva o la cosmética Blue Beauty, son indicadores de que la forma en que percibimos y consumimos belleza está cambiando. ¿Pero qué pasa con el género neutro, qué tipo de belleza consumen ellos, para hombres o para mujeres? ¿O qué pasa con el marketing, realmente existe una necesidad de que los hombres utilicen productos cosméticos diferentes a los de las mujeres? ¿O a esto le llamamos MARKETING? Y es aquí donde entra en juego la belleza no binaria.

Desde los colores hasta los nombres, la forma en que se comercializan los productos de belleza y aseo para mujeres y hombres difiere dramáticamente. A medida que las normas de género tradicionales se cuestionan cada vez más, ¿todavía existe la necesidad de un cuidado de la piel específico de género o el futuro es neutral?

¿Es la belleza no binaria la nueva tendencia?

Según Vogue UK, en 2014, un tuit sardónico sobre las diferencias entre los descriptores de desodorantes para hombres y mujeres se volvió viral. Decía: “Aromas de desodorantes para mujeres: rosa, algodón, primavera, pradera. Para hombres: Invierno, hielo, sharknado, glacier punch, anticogentante, pistola”. El tweet, que se compartió más de 24,000 veces, inspiró decenas de nombres de productos fabricados similares que se burlaban de la forma de género en que los productos para el cuidado de la piel y el aseo típicamente se comercializan para hombres y mujeres.

Además de los efectos psicológicos potencialmente dañinos del marketing de género específico, el “impuesto rosa” fomenta otro tipo de inequidad. Explica Vogue UK que en el 2015, un estudio encargado por el Departamento de Asuntos del Consumidor de la Ciudad de Nueva York descubrió que, en promedio, el cuidado personal los productos comercializados para las mujeres costarán hasta un 13% más que los productos similares destinados a los hombres.

Cualquiera que vea un escaparate de artículos de tocador no puede evitar estar al tanto de la barrera invisible y, en la mayoría de los casos, los signos claramente marcados que separan los productos de cuidado de la piel de las mujeres de color rosa bebé, pastel y azul claro, de las opciones de aseo para hombres monocromáticos. Claro que esto tranquiliza a los posibles compradores de que, de hecho, son productos adecuados “para hombres”.

A medida que avanzamos hacia definiciones más inclusivas de género, ¿el cuidado de la piel con género es simplemente una estratagema de marketing anticuada (y sexista) o realmente satisface las distintas necesidades de las composiciones para la piel masculina y femenina?

Belleza no binaria sí, pero el género vende

No es ningún secreto que los conocedores de la industria saben desde hace un tiempo que el género en el consumo a menudo no es más que una construcción social. Desde muy jóvenes estamos condicionados a clasificar ciertos colores, juguetes y productos como “femeninos”, mientras que gradualmente aprendemos a pensar en los demás como específicamente “masculinos”. Solo piensa en los juguetes que te regalaron en las navidades de tu infancia : muñecas para las niñas, autos para los niños.

Este fenómeno continúa trabajando en nuestro pensamiento hasta la edad adulta, y los hombres tienden a preocuparse más por mantener una identidad masculina y elegir comprar productos que se alineen con esa imagen. Incluso se ha demostrado que los hombres compran más en presencia de un hombre de aspecto fuerte. Tal inteligencia es invaluable para los vendedores decididos a reforzar sus resultados.

La piel gruesa del hombre

A pesar de las estrategias de marketing y el condicionamiento social, ¿la piel de los hombres es lo suficientemente diferente como para garantizar un régimen de cuidado completamente separado? Si bien es cierto que la piel de los hombres es entre un 20 y un 25 por ciento más gruesa que la de las mujeres (ya que contiene más colágeno y elastina) y tiende a producir más aceite, la Academia Americana de Dermatología nos asegura que los principios básicos de nuestro cuidado diario de la piel deben ser lo mismo, independientemente del género. En lugar de pensar en la piel como masculina o femenina, los factores más importantes a tener en cuenta al armar una rutina de cuidado de la piel eficaz son el tipo de piel (normal, sensible, grasa, seca o mixta) y las áreas de preocupación: piense en el antienvejecimiento, manchas, manchas oscuras, etc.

El futuro es neutral y no binario

Con los consumidores en todas partes cada vez más críticos con las normas de belleza tradicionales, en los últimos años hemos sido testigos de un fuerte aumento en el cuidado de la piel neutral en cuanto al género. Las marcas y productos bien establecidos que se han posicionado durante mucho tiempo como productos neutrales, como es el caso del peso pesado australiano Aesop y las fragancias unisex omnipresentes, incluida CK One, ahora se están uniendo a los nuevos recién llegados con el objetivo de interrumpir el mercado específico de género.

Marcas de género no binario en las que invertir

Foto Allél

Panacea, la línea de cuidado de la piel inspirada en K-Beauty, continúa su buena racha en 2020. La marca del cofundador coreano-estadounidense Terry Lee, Panacea fue concebida con la idea de introducir un enfoque de cuidado de la piel ‘independiente del género’, al tiempo que reduce El típico (y lento) enfoque de K-Beauty de 10 pasos a solo tres pasos. La última incorporación a la lista cada vez mayor de productos de mimos universales es la línea de bienestar y cuidado de la piel de American Eagle Mood. Esta gama de productos sin género de CBD derivados del cáñamo incluye todo, desde aceite facial y bombas de baño hasta brumas para almohadas.

También busca eliminar la belleza específica de género es Allél, que proporciona un enfoque personalizado para el cuidado de la piel basado en el ADN. “Estudios recientes sugieren que nuestra genética representa del 50 al 60 por ciento del envejecimiento”, dice la Dra. Elisabet Hagert, cofundadora de Allél. “Esto significa que la edad realmente depende de nuestras predisposiciones genéticas”. Basado en un análisis de ADN en profundidad, se crea una línea de cuidado de la piel a medida, dirigida a las preocupaciones individuales a nivel granular, independientemente del género.

Según Vogue UK un estudio descubrió que solo el 15 por ciento de los salones de belleza seleccionados al azar cobran los mismos precios por servicios equivalentes para hombres y mujeres. El llamado “impuesto rosado”, hace que un corte de cabello para hombre cueste 15€ mientras que para una mujer supera los 35€. Sin embargo una nueva ola de salones se están animando al cambio con cortes de pelos menos ruinosos financieramente.

Después de leer esto, ¿crees qué el futuro de la belleza es no binario?

ADV Aesop

Fuente: Vogue UK

A %d blogueros les gusta esto: